sábado, 20 de abril de 2013

El Sarcófago de Micerinos, ¿en aguas cartagineses?

Micerinos en el centro, junto con
la diosa Hathor (izquierda) y una diosa
provincial. Museo del Cairo
   Micerinos fue un faraón egipcio perteneciente a la dinastía IV del siglo III a.C. e hijo de Kefrén, siendo también uno de los faraones que ordenó construir una de las tres famosas pirámides de Guiza. En ella se encontraba el sarcófago funerario que teóricamente contenía los restos mortales de este faraón, pero esta hipótesis fue desechada con el descubrimiento del objeto en 1838 por el explorador británico Richard Howard Vyse. El sarcófago hecho de basalto no contenía la momia del faraón, hecho que hizo a suponer al explorador que la tumba tuvo que haber sido saqueada con anterioridad.

   A pesar de ello, el sarcófago fue cargado junto con más piezas arqueológicas en un barco con destino a Londres, para ser expuestos en el Museo Británico de la capital inglesa. Este buque era el Beatrice, y tras realizar una parada en Chipre, prosiguió su viaje hacia tierras británicas. Pero debido al mal tiempo y al fuerte oleaje se vio obligado a intentar parar en el puerto murciano de Cartagena, aunque sin éxito alguno, por lo que el buque se hundió el 13 de octubre de 1838 con su cargamento. Los tripulantes consiguieron llegar a nado a tierra con cierta facilidad, lo que permitió a los arqueólogos deducir que el pecio puede encontrarse a una distancia relativamente cercana de la costa.

Pirámide de Micerinos, en Giza (Egipto)
   Entre 1840 y 1842 Howard Vyse publicó diversos volúmenes en los que explicaba los acontecimientos acaecidos y contenía un dibujo o grabado sobre cómo era el sarcófago cuando Vyse lo encontró en una de las cámaras de la pirámide, y anotaciones en las que "confirmaba" (no se sabe si era una maniobra de distracción del explorador para evitar que fuese descubierto por otras personas) que Beatrice había encallado entre el Cabo de Palos y la localidad murciana de Mazarrón. Pero fue a partir de 1985 cuando el Ministerio de Cultura español comenzó a realizar actividades con el fin de poder encontrar indicios que facilitasen la búsqueda del sarcófago de basalto. Actualmente, Zahi Hawass, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, busca financiación para comenzar la búsqueda debido a que "es técnicamente complejo, largo de duración y con unas probabilidades de éxito escasas", según afirma Daniel Alonso, propietario de la empresa Arqueomar y uno de los arqueólogos subacuáticos más prestigiosos de España. Sería un "proyecto de búsqueda conjunto con España", afirma Hawass.

Grabado de Howard Vyse sobre el sarcófago de Micerinos
   Y de nuevo, la polémica, hábito continuo en el mundo de la búsqueda subacuática de tesoros: si el Sarcófago de Micerinos es encontrado, ¿a qué país debería pertenecerle? Porque, recapitulando, se trata de un sarcófago egipcio que se encuentra sumergido en un buque británico y en aguas españolas. En teoría, el tesoro debería pertenecerle a Egipto si es hallado, por la misma legalidad por la que España es dueño del tesoro del Nuestra Señora de Las Mercedes ganado a la empresa Odyssey. El debate está servido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada